Académico del CEDER analizó la sociedad chilena en seminario realizado en Ecuador

Académico del CEDER analizó la sociedad chilena en seminario realizado en Ecuador

El Dr. en Sociología Política Daniel Flores Cáceres participó en la Decimoprimera Conferencia Regional de América Latina y el Caribe de la Sociedad Internacional para la Investigación del Tercer Sector (ISTR), organizada en Quito.

Una particular descripción de la sociedad chilena, a partir de posiciones éticas que permiten a las personas interpretar, valorar y constituir expectativas propias y de sus entornos sociales e institucionales, ofreció el académico e investigador del Centro de Estudios del Desarrollo Regional y Políticas Públicas (CEDER), Sede Santiago, Dr. Daniel Flores Cáceres en la Decimoprimera Conferencia Regional de América Latina y el Caribe de la Sociedad Internacional para la Investigación del Tercer Sector (ISTR) realizada en Quito, Ecuador.

La actividad, organizada recientemente por la Universidad de Los Hemisferios, la Universidad Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador, y el Instituto de Comunicación y Desarrollo (ICD), planteó como temática “La democracia y la sociedad civil en América Latina y el Caribe en tiempo de cambios”, y tuvo como objetivo reunir a un conjunto amplio, plural e internacional de investigadores sobre América Latina y el Caribe que estén desarrollando conocimiento sobre la sociedad civil regional y el sector sin fines de lucro.

En su presentación “La ética del vivir juntos, avances de investigación para una reflexión antropológica”, y como parte de sus estudios posdoctorales, el Dr. Daniel Flores propuso una caracterización tipológica de la sociedad chilena, desde el marco de dos debates éticos relacionados: el del placer versus el deber, y el del individualismo versus la solidaridad.

Para ello, y para comprender además, los tipos de territorio, el académico describió indicadores subjetivos y sistemas de valoración a partir de los cuales las personas toman sus decisiones y construyen sus expectativas y visiones de mundo.

“El primer posicionamiento ético dice relación con la tensión entre el placer o bienestar y el deber, es decir, si las personas prefieren vivir la vida para trabajar o trabajar para vivir la vida”, puntualiza.

La segunda discusión ética, explica “se relaciona con el sentido de evaluación que hacen las personas sobre sus semejantes. Básicamente, la tensión entre si la plenitud o la felicidad del individuo, es causa y razón de la felicidad de la sociedad o si es la felicidad del otro, en tanto su reconocimiento en lo social, lo que determina la plenitud del individuo”.

De acuerdo con los resultados de su investigación, el Dr. Daniel Flores sostiene que ellos “nos permiten concluir que Chile se divide en dos partes equivalentes, a la hora de pensar desde el placer o el deber; y también cuando se trata de personas evaluando si una mejor sociedad para Chile es una más individualista o una más preocupada por los demás”.

En ese contexto, precisa que “mientras el grupo que denominaremos “solidario”, es decir, los que sostienen que una buena sociedad es aquella donde las personas se preocupan por los demás, se concentró en los adultos de entre 30 y 44 años, y en los segmentos socioeconómicos altos; por el contrario, quienes optaron por una postura que designaremos como “individualista”, se concentran principalmente en los niveles socioeconómicos más bajos, específicamente en el segmento D”.

Cruce de ejes éticos

Asimismo, el investigador destaca que el cruce de ambos tipos de discusión ética, permite diseñar 4 tipos de solidaridad en la sociedad chilena, donde el cruce de estos dos ejes éticos, logra diferenciar 4 sistemas de valores complementarios de los dos debates: solidarios y enfocados en el deber; solidarios y enfocados en el bienestar; individualistas y enfocados en el deber; e individualistas y enfocados en el bienestar.

Con estos datos, el Dr. Daniel Flores concluye que “las personas, mientras menos nivel socioeconómico, o mayores habitantes de comunas con mayor ruralidad, tienden a ser éticamente más individualistas, aunque, en la práctica, también más solidarias. Al revés, las personas de mayor nivel socioeconómico, tienden a declarar más solidaridad desde la ética, pero en la práctica más individualismo. Asimismo, tienden también a declarar una disposición mayor al bienestar”.

Finalmente, el experto en política y participación ciudadana subraya que las personas comprenden el mundo político a partir de estas diferenciaciones éticas como sistemas de valores.

“El debate sobre los sistemas de valores como descriptores de lo social, puede servir de ayuda para comprender los procesos sociales, sobre todo, de sociedades como la chilena, y en general, como las latinoamericanas, que han vivido, en varios momentos de su historia, imposiciones de sistemas socioeconómicos, que implican marcos culturales y valóricos, distintos a los que hasta ese momento caracterizaban a sus poblaciones”, plantea.

Agrega que “la forma en que la población se adapta a estos debates éticos, permite comprender también cómo las personas diseñan sus subjetividades, toman decisiones, y se explican las circunstancias que les toca vivir, y el rol que juegan dentro de ella”.

Cabe destacar que la visita del Dr. Daniel Flores a Ecuador se enmarca dentro de las actividades de intercambio académico e investigativo que ha llevado adelante el CEDER Santiago en este último período.

En tanto, la Sociedad Internacional para la Investigación del Tercer Sector (ISTR, International Society for Third Sector Research), fundada en 1992, es una asociación de investigadores y centros académicos de todo el mundo, que promueve la investigación y la educación sobre la sociedad civil y el sector sin fines de lucro a nivel internacional.