Desafíos para la participación, la inclusión socioterritorial y el desarrollo abordó la segunda Escuela de Verano organizada por tres universidades del Estado

Desafíos para la participación, la inclusión socioterritorial y el desarrollo abordó la segunda Escuela de Verano organizada por tres universidades del Estado

Organizaciones de la sociedad civil, dirigentes comunitarios, académicos y estudiantes de Santiago y Valparaíso participaron en la segunda Escuela de Verano “Universidad, Sociedad y Territorios: Encrucijadas entre lo local y lo global”.

El trabajo colaborativo entre la Universidad de Los Lagos, la Universidad Tecnológica Metropolitana (UTEM) y la Universidad de Valparaíso (UV), con actividades tanto en la Quinta Región como en Santiago, destacó en la segunda versión de la Escuela de Verano “Universidad, Sociedad y Territorios: Encrucijadas entre lo local y lo global”.

La Escuela de Verano, organizada por las tres universidades estatales y públicas, se realizó entre el lunes 14 y el miércoles 16 de enero, y contó con la participación de más de cien personas, entre ellos dirigentes comunitarios, académicos y estudiantes, además de miembros de distintas organizaciones de la sociedad civil.

El director de la Sede Santiago e investigador del Centro de Estudios del Desarrollo Regional y Políticas Públicas (CEDER) de la ULagos, Dr. Marcel Thezá, evaluó esta segunda edición de la Escuela de Verano como “muy satisfactoria”.

“A diferencia del año pasado, donde todas las actividades se realizaron en la ULagos, este año lo que quisimos hacer fue desarrollar una actividad por cada una de las universidades involucradas, puesto la Universidad de Valparaíso se nos unió en este proceso”, aclaró.

En ese contexto, recalcó que la actividad fue muy significativa porque reforzó la coordinación entre las tres instituciones.

“Pero también porque ya es una segunda versión, lo que permite fortalecer el trabajo sobre los temas de territorio, y porque todo esto hace prever que esta ya es una actividad consolidada y que tiene que constituirse en una práctica habitual de las universidades que han tomado la decisión de trabajar en una lógica de colaboración”, subrayó.

Junto con ello, destacó que “hemos tenido un público que habitualmente no participa de actividades académicas y que en esta oportunidad, lo mismo que el año pasado, lograron reconectar sus necesidades, sus quehaceres y sus expectativas con la dimensión académica que nosotros representamos”.

Por su parte, la directora del Centro de Desarrollo Social de la Facultad de Humanidades y Tecnologías de la Comunicación Social de la UTEM, Paulina Cárdenas, expresó que “esta segunda versión es la continuidad de algo que para nosotros es la nueva mirada del trabajo en conjunto entre universidades públicas orientadas a ese trabajo y esa red, que están abiertas a que participe gente de la sociedad civil y que entreguen su mirada”.

A su vez, puntualizó que “esta lógica desde la visión de la sociedad civil, desde el Estado y desde la academia es lo que de alguna manera representa nuestra mirada sobre cómo poder articular estas visiones, generar consenso y construir un análisis y una propuesta de los principales desafíos que tenemos entre universidad, sociedad y espacio público”.

Respecto a la incorporación de la UV, la académica precisó que “nos obliga a ver esta experiencia en otro territorio de Chile como es la región de Valparaíso, y nos hace mirar la posibilidad de ir abriendo esta mirada a otros territorios más de nuestro país”.

Actividades

El lunes 14, la Escuela de Verano comenzó en Valparaíso, con el tema “Desafíos para la participación”. El panel estuvo integrado por Félix Aguirre, profesor titular del Instituto de Sociología de la UV; Claudio Reyes, concejal de la I. Municipalidad de Valparaíso; Claudio Trovato, dirigente de ACCIÓN Valparaíso; y fue moderado por Mónica Iglesias, profesora adjunta del Instituto de Sociología de la UV.

El martes 15, las actividades se trasladaron a Santiago, a la ULagos con el tema “Desafíos para la inclusión socioterritorial”. Expusieron Nibaldo Meza, alcalde de la comuna de Peñaflor; Dra. María Paz Trebilcock, directora académica del Departamento de Sociología de la U. Alberto Hurtado; Tomás Marín, gerente de la Corporación Empresarial Pro Til Til; y moderó Dr. Marcel Thezá, director de la Sede Santiago de la ULagos.

El miércoles 16, en la UTEM, en Santiago, se abordó el tema “Desafíos para el Desarrollo”. Debatieron Cristina Huidobro, subdirectora de Ciudades Resilientes, del Gobierno Regional Metropolitano; Valeria Bustos, presidenta de la Junta de Vecinos El Progreso, comuna de Santiago; Iraci Hassler, concejala de la Municipalidad de Santiago; y Tito Flores, académico y director de Relaciones Nacionales e Internacionales de la UTEM. Moderó Paulina Cárdenas, académica de la UTEM.

Nibaldo Meza, alcalde de Peñaflor, agradeció la invitación y enfatizó que “me parece muy destacable que las universidades, especialmente estatales, nos inviten a reflexionar, a dialogar y a discutir en torno al desarrollo de las comunidades, en este caso el desarrollo social y la inclusión, que es un concepto que hoy día está muy presente, y de temas globales que también nos afectan en materia local”.

En tanto, María Paz Trebilcock remarcó que la Escuela de Verano “me parece una excelente iniciativa; había invitados intersectoriales y mucha gente de la sociedad civil que es donde uno efectivamente busca impactar, y además tiene una modalidad bastante atractiva. Y es también importante no solo en la metrópolis, por ejemplo, como para fomentar iniciativas de descentralización”.

Mientras que Tomás Marín valoró la invitación a la actividad, “porque nos parece muy importante que las universidades, por un lado, se asocien pero también se abran a la comunidad con escuelas de verano en las que puedan participar tanto los estudiantes como también dirigentes sociales o cualquier persona que se pueda interesar en hablar temas tan importantes como la inclusión social y la relación que tiene esta con el desarrollo del territorio”.

Cabe consignar que la segunda Escuela de Verano contó con el patrocinio de la Agrupación de Universidades Regionales de Chile (AUR); la Red de Organizaciones de Voluntariado de Chile; y la Asociación Chilena de Organismos No Gubernamentales (ACCION).