Ciencia regional, gobernantes y dinosaurios

El día 17 de mayo Chile despertó con una reconfiguración del poder jamás imaginada por ninguna encuesta o cientista político. Los resultados de las elecciones nos mostraban cómo retrocedieron los partidos políticos tradicionales en favor de la supremacía de independientes, se eligieron 103 independientes de los cuales 37 pertenecen a una lista de partido político, generando una recomposición de fuerzas políticas caracterizada por el desembarque de jóvenes y mujeres con distintas legítimas preocupaciones (ambientales, género, interculturales, entre otras).

No deja de hacer sentido la reflexión del actual constituyente electo Jorge Baradit: estamos presenciando la desaparición de los dinosaurios producto de un meteorito que colisionó en el país el día de las elecciones. En medio de este caos los animales más pequeños, más ágiles, los que pueden generar calor interno, capaces de asociarse y cooperar son los que sobrevivirán ante este colapso.

El reflejo paulatino del surgimiento de esta nueva forma de organización societal la hemos presenciado en  movimientos emblemáticos como la Revolución Pingüina (2006), Marchas en contra de la instalación de mega hidroeléctricas en la Patagonia Chilena (2010), Estallido social en Freirina (2011), el Movimiento estudiantil (2011), Movimiento NoMás AFP (2016) y el Movimiento Feminista (2018).

En este nuevo escenario, el modo de hacer ciencia -especialmente en las regiones- estará sometido a una serie de cambios donde la masa crítica de científicos deberá dar respuesta a una sociedad, que se organiza de manera distinta y que requiere cambios estructurales profundos.

Los nuevos gobernantes, a nivel regional y local, deberán enfrentar los desafíos de este cambio de paradigma. El nuevo Comité Regional de Ciencia y su modo deben dar las primeras señales de cambio. La Universidad de Los Lagos ya está preparada para este importante desafío poniendo a disposición toda su capacidad para abordar las demandas ya instaladas en el país y sobretodo reconocer la diversidad de visiones del mundo. Las condiciones para lograr un nuevo contrato social están sobre la mesa y la ciencia regional será una de las invitadas a contribuir. Y cada uno de nosotros ¿Está dispuesto a coevolucionar en este nuevo ecosistema o seguiremos el destino de los dinosaurios?. Usted elige.

Dra. Sandra Ríos Núñez

Columna de opinión publicada en Diario El Austral de Osorno el día 25 de Mayo de 2021.
Comments are closed.