Desarrollo Rural: ¿Cuántos años más?

Ocho años atrás, al final del primer mandato de Sebastián Piñera se firmó en la región de Los Lagos la Política Nacional de Desarrollo Rural (PNDR), cuyo objetivo es promover el desarrollo a través de un enfoque territorial y no sectorial, rompiendo el paradigma de asociar zonas rurales a zonas agrícolas.

Así, acogiendo los lineamientos de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), se desecha la medición estadística de población rural del INE que era un 13% en base a N° hab/km2 y se reemplaza por el concepto de “Territorio Rural” como aquel que se genera en la interrelación dinámica de personas, actividades económicas y recursos naturales, con una densidad poblacional menor a 150 (hab/km2) y donde la unidad básica de organización es la comuna. Bajo esta percepción, la población rural equivale a un 25,5%, distribuida en un 83% del territorio.

Vivienda, salud, educación, conectividad, acceso a servicios, entre otros; se han transformado en demandas colectivas de las poblaciones rurales, que ven en el desarrollo rural no solo mejorar la calidad de vida, sino que transformarse en polos de desarrollo económico.

El abandono del campo, la migración rural-urbano de los jóvenes, la falta de oportunidades económicas diferenciadas de la agricultura, son alguno de los titulares que han marcado las dificultades de vivir en zonas rurales, pero ¿Es posible remediar esto por medio del desarrollo?

La PNDR se enfrenta a un gran desafío que ya enfrento antes con malos resultados, sobreponerse al cambio de gobierno y no quedar en el olvido. El programa de gobierno de Gabriel Boric enuncia lineamientos similares a los ya existentes como Sustentabilidad, Participación, Innovación, Asistencia Técnica y Acceso a Servicios, pero sigue centrando sus esfuerzos en concebir el territorio rural como una zona exclusiva de desarrollo agropecuario y forestal. Quienes habitamos territorios rurales, comprendemos que la agricultura es una parte importante de nuestro desarrollo, pero la diversificación productiva es un pilar fundamental para que todos y todas quienes viven en territorios rurales puedan proyectarse como habitantes rurales.

Nicolás Fuentes Acuña, Dr.(c) de Ciencias Sociales en Estudios Territoriales, ULagos

Columna de opinión publicada en Diario El Austral de Osorno el día 17 de Febrero de 2022.
Comments are closed.