Las regiones en el corazón de la futura constitución

La amplitud de la campaña de desprestigio de la Convención Constituyente es tal que nos parece necesario volver a ciertas decisiones para entender que cambiará en la región con esta nueva constitución. No es acá el lugar donde determinar las responsabilidades de esta situación: errores de la Convención y de los convencionales o acción deliberada de algunos influyentes grupos para entorpecer este proceso desde adentro y afuera de ella.

Si bien, se han expresado muchas críticas frente a la eliminación del Senado, en particular desde los sectores que se han visto favorecidos por este o por sus propios miembros recientemente electos, se ha hecho poco hincapié a la creación de los órganos regionales que nacerán en este marco. El 22 de marzo de este año, se aprobó la creación de Asambleas Regionales, instancia colegiada de representación regional dotada de potestades normativas, resolutivas y fiscalizadoras.

Entro otras prerrogativas, las Asambleas Regionales deberán aprobar, modificar o rechazar los presupuestos regionales con meta a avanzar en una mejor distribución de los recursos públicos y terminar con las profundas inequidades territoriales y el histórico centralismo. Deberán también evaluar los planes de desarrollo regional y de ordenamiento territorial. La elección de los futuros asambleístas será por sufragio universal, directo y secreto y su mandato durará 4 años, renovable en una sola oportunidad.

Existen importantes brechas interregionales en indicadores de desarrollo como la prevalencia de salarios bajos asociados a la vulnerabilidad económica de los hogares, el acceso a recursos sanitarios humanos y de infraestructura, las desigualdades de calidad en educación escolar y superior y la escasa diversidad de la oferta educativa en el nivel terciario en algunas regiones.

Hoy en día, las regiones de Araucanía, Atacama y Los Lagos cuentan con un mayor porcentaje de población en situación de pobreza, pero son rezagadas en torno a la inversión pública.

Esto se debería revertir a partir de las capacidades financieras de cada una, determinadas en la futura ley de rentas regionales y, también, por el traspaso de competencias estatales a las regiones.

Dr. Patrick Puigmal

Columna de opinión publicada en Diario El Llanquihue de Puerto Montt el día 2 de Mayo de 2022.
Comments are closed.