logo
acredita

¿Por qué las Universidades deben trabajar comprometidamente los temas del Patrimonio?

Hoy en día, uno de los temas que más preocupación produce en las sociedades occidentales es el debilitamiento de aquel sentimiento de que formamos parte efectiva de un NOSOTROS. Nos referimos a un NOSOTROS donde las personas puedan beneficiarse de una identidad que nos asienta y nos proyecta, pero también de un NOSOTROS entendido como el entramado de relaciones donde la lucha por los derechos -propia de toda sociedad en movimiento – se logra materializar en acciones regulares de colaboración y solidaridad que nos comprometen activa y regularmente.

En rigor, ésta es una preocupación puesto que las personas estaríamos mostrando más disposición a modelar nuestra identidad a partir de dinámicas cada vez más individuales, desprovistas, muchas veces, de ese espíritu condensador que produce el formar parte de una historia y de un propósito común.

Soluciones para enfrentar esta realidad pueden existir muchas, siendo, por ejemplo, nuestro proceso constitucional una perfecta oportunidad para construir nuestras regulaciones legales desde un NOSOTROS muy activo.

Pero también es posible abordar estos dilemas trabajando integralmente los aspectos del patrimonio, entendido éste como el conjunto de bienes, tangibles o intangibles, que nos permiten la existencia de vínculos entre generaciones. Patrimonio entendido, igualmente, como el producto de una herencia, de una historia, de un territorio o de un grupo social.

En nuestros días, los temas del patrimonio se reconocen como recursos fundamentales para el desarrollo colectivo y para la cohesión social; de ahí su importancia. Para lograrlo, se requieren, eso sí, de algunas condiciones esenciales; a saber, a) que todo proceso de desarrollo económico y social de un territorio debe basarse en sus propias características derivadas de su naturaleza e historia y no puede responder a un modelo general importado; b) que el patrimonio debe ser plenamente reconocido como tal por su población y no simplemente valorado desde el exterior; c) que en un contexto de escasez de recursos, la contribución del patrimonio debe juzgarse igual o mayor que la de otros proyectos económicos y sociales.

Ésta es una bella tarea para las instituciones de educación superior y así lo ha entendido la Universidad de los Lagos, la que ha puesto al patrimonio en un contexto de valor y en el centro de sus preocupaciones.

Dr. Marcel Thezá Manríquez

Columna de opinión publicada en Diario El Austral de Osorno el día 16 de Febrero de 2021.
Comments are closed.